Soy vidente de nacimiento y me dedico a ayudar a personas gracias a mi don desde que tengo uso de razón. Ser vidente es algo con lo que se nace, algo innato a la persona, y eso es lo que te dirán todas las videntes de nacimiento sin gabinete reales que conozcas.

Captura-de-pantalla-2017-05-25-a-las-12.54.06 Vidente de nacimiento

Las videntes de nacimiento disfrutan de su don desde muy pequeños, incluso antes de saberlo. Cuando somos niños estamos mucho más dispuestos a recibir energías y vibraciones, a recibir todo lo que el mundo tiene que transmitirnos. Nuestra mente no se encuentra condicionada ni limita lo que recibimos, por lo que el modo en que recibimos nuestras visiones es mucho más claro.

Eso es lo que me ocurrió a mi, soy vidente de nacimiento y desde pequeña comencé a sentir esa energía con la que era especial, con la que veía cosas que el resto no percibía y gracias a mi familia desde muy pronto supe lo que me ocurría y pude aprovecharlo.

Lo que ocurren en muchos casos de videntes de nacimiento es que no saben que lo son, no identifican sus visiones con predicciones, sino que se relacionan con imaginación y soñar despierto.

Es importante escuchar lo que los niños nos cuentan. Su mente está mucho más receptiva a nuevas vibraciones y es posible que nos revelen aspectos de los que nosotros no nos percatamos.

Ser vidente de nacimiento por lo general es algo que se hereda. Por ello, en familias en las que existe descendencia de videncia, es frecuente que el don se transmita. Ser vidente de nacimiento implica que desde pequeño estás aprendiendo, recibiendo esa energía lo que da mucho más poder.

Lo que ocurre en todas las videntes de nacimiento sin gabinete es que, además de ser videntes de nacimiento y contar con un don real, apuestan por el trato cercano. Esto es lo que demuestras al no trabajar con gabinete, que deseas ayudar de verdad. Es la única forma de ofrecer el trato más personal y efectivo. Así podrás ayudar mucho más, así podrás darte al 100%.

Videntes de nacimiento sin gabinete

Para dar ayuda de verdad a quien lo necesite, una vidente de nacimiento debe actuar de forma independiente y cercana con sus clientes, aprovechar de verdad su poder.

Trabajar sin gabinete da mucha más confianza porque demuestra que de verdad te involucras en cada llamada y conectas con quien te llama.

Hay veces que trabajar por telefono supone una barrera para las clientas que quieren un trato personal, y eso solo pueden romperlo las videntes de nacimiento sin gabinete, las que de verdad se implican en cada llamada con cada cliente. Las consultas por telefono son confidenciales, personales y discretas, por lo que podrás disfrutar de la información que necesitas sin tan siquiera salir de casa.

Yo soy vidente de nacimiento pero también soy tarotista. ¿Conoces la diferencia?

Opiniones Vidente de Nacimiento

Si no confias demasiado en este mundo os recomiendo probar con Lucia Vidal, desde el primer momento te das cuenta que es una vidente de nacimiento capaz de saber cosas de ti que ni te imaginabas.

Valeria

Gracias a una consulta con Lucia Vidal dejé de sentirme engañada. La verdad que no creia que sería capaz de descubrir tantas cosas sobre mi, esta claro que un don con el que se nace y que Lucia es vidente de nacimiento.

Marié

Hay que dejarse ayudar por profesionales, no sabes como pueden llegar a cambiar las cosas. Con profesionales me refiero a videntes de nacimiento y Lucia Vidal es una de ellas.

Kiara

La mejor vidente de nacimiento sin gabinete. Con las primeras frases que dices en la conversación ya sabe muchas más cosas de ti que las que te imaginas.

Lara